La fiscalidad de las empresas en España

Los impuestos sobre sociedades es un impuesto directo, de carácter personal y que normalmente es de tipo impositivo único, el cual recae sobre los beneficios obtenidos por las sociedades. Como tal, todas las empresas deben presentar sus declaraciones de impuestos cada año a la Agencia Tributaria. En España, el impuesto de sociedades se aplica a los ingresos y beneficios globales de una empresa.

En este artículo te explicaremos la fiscalidad de las empresas en España de la mano de nuestro asesor fiscal.

Fiscalidad Empresas España

Índice de contenido

    ¿Quién paga el impuesto de sociedades en España?

    El impuesto sobre sociedades se aplica a todas las empresas y negocios que sean personas jurídicas en España. En algunos casos, las empresas no residentes también pueden estar obligadas a pagar el impuesto si realizan actividades imponibles en España. Por tanto, las empresas establecidas o con sede en España o con domicilio social en el país también deberán pagar el impuesto de sociedades. Dicho esto, las normas son ligeramente diferentes según el tipo de empresa que se posea.

    Empresarios individuales y autónomos

    En España, los empresarios individuales y los autónomos no pagan el impuesto de sociedades de la misma manera que otros tipos de empresas. En su lugar, pagan un tipo impositivo progresivo sobre los ingresos personales que varía entre el 19 y el 47%, dependiendo de sus beneficios y de la región.

    También es probable que tengan que declarar y pagar el IVA. Sin embargo, existen muchas deducciones fiscales disponibles para los propietarios únicos.

    Sociedades colectivas

    Aunque las sociedades colectivas tienen que pagar el impuesto de sociedades en España, los tipos no son los mismos que se aplican generalmente a las empresas. En algunos casos, los socios sólo tienen que pagar el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Sin embargo, si la sociedad es una entidad comercial que fluye, está sujeta a normas diferentes.

    Sociedades limitadas

    En general, las sociedades limitadas tendrán que pagar el tipo habitual del impuesto de sociedades en España.

    Sociedad comercial

    Las sociedades holding españolas están sujetas a tipos del impuesto de sociedades ligeramente diferentes. De hecho, este tipo de sociedades suele incurrir en uno de los tipos impositivos más altos de España, el 35%.

    Tipos del impuesto de sociedades en España

    En términos generales, la mayoría de las empresas en España están sujetas a un tipo impositivo del 25%. Y, como se ha mencionado anteriormente, las empresas residentes en España tienen que pagar impuestos en función de sus ingresos globales, aunque existen varias excepciones a estas normas. Por ejemplo, las nuevas empresas sólo tienen que pagar un tipo impositivo del 15% durante los dos primeros periodos fiscales en los que obtengan beneficios. La advertencia, sin embargo, es que este tipo no se aplica a las empresas que forman parte de un conglomerado nacional o internacional.

    España también grava con un impuesto sobre actividades empresariales y profesionales cualquier actividad empresarial, profesional o artística. Aunque el tipo impositivo varía, no debe superar el 15% de los beneficios de la empresa. No obstante, las empresas están exentas de pagar este impuesto si su volumen de negocios durante el ejercicio fiscal fue inferior a 1 millón de euros.

    A continuación se detallan otros tipos del impuesto de sociedades en España:

    • Bancos y cooperativas de crédito: 30%
    • Cooperativas protegidas fiscalmente: 20%.
    • Empresarios: 15 %.
    • Asociaciones y fundaciones: 10%
    • Entidades ZEC (Canarias): 4%.
    • Sociedades de inversión: 1%

    En definitiva, esta es la información más importante que debes saber acerca de la fiscalidad de las empresas en España. ¡Esperamos que os haya sido de ayuda!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies. Más información